lunes, 10 de noviembre de 2008

Obama, reelige a la luna como nueva frontera.



Las elecciones en Estados Unidos, el pasado 3 de Noviembre serán motivo de relatos a nuestros descendientes. Tenemos suerte de haber palpilado el renacer de la esperanza. No sé cuán conectadas estarán con las posibilidades concretas para la resurrección de un mundo que parece haber perdido la brújula. Sin embargo, pocas veces se respira tanta ilusión, se contagia tanta esperanza. Merece que nos detengamos a disfrutarla.

Hay muchas formas de abordar el fenómeno Barack Obama. No quiero hacerlo desde el tema racial. Creo que se ha tipeado mucho sobre el tema y creo que es un tema superado. El camino fue largo, pero, está superado. Demos la vuelta de página. Lo que no está superada es la búsqueda de políticos honestos, comprometidos por un ideal de país, con una mirada colectiva, no partidista. Eso no está superado. Y es tal vez allí donde radique el hechizo que Obama parece estar impartiendo al mundo entero. Un discurso transparente, sentido. Un mensaje que parece estar percibiendo las dificultades concretas de los americanos. El difícil momento que están pasando. La desazón que derraman al resto del mundo.

En su campaña filmó un video especial de 30 minutos que se llamó: "Historias Americanas. Soluciones Americanas" donde recrea desde distintos testimonios la realidad norteamericana, su visión para abordar los problemas. Inicia su relato con las dificultades financieras de tantas familias endeudadas por un esquema en el que fallaron las regulaciones hasta lo intolerable, termina hablando de la paz en el mundo y su conciencia de que como comandante en jefe, no envia "soldados" a la guerra, sino hijos, maridos, vidas. En el camino, habla de educación, de salud, de puestos de trabajo.

Sin embargo, lo que más me conmovió de ese especial es el final, en el que se reconoce como un líder falible. Hacia el final dice: "Yo tengo presente cada día que no soy un hombre perfecto. Pero, puedo prometerles esto: siempre les contaré lo que pienso y dónde estamos parados. Siempre seré honesto con ustedes acerca de los desafíos que enfrentemos. Los escucharé cuando no estemos de acuerdo. Y lo más importante, abriré las puertas del gobierno y les pediré que se involucren con la democracia que les pertenece, nuevamente" Un hombre que reconoce que no es perfecto. Un hombre que, sin resignar un mínimo de su autoridad, dice que escuchará, especialmente cuando existan diferencias de criterios. Qué lejano me suena.

Finalmente, una reflexión sobre su "Hope - Vote". Con la combinación de distintas partes literales de su discurso en las primarias en New Hampshire se construyó un video, indepediente, en el cual no estuvo involucrado su comando de campaña. Tiene una estética en blanco y negro, austera, pero potente, y dice, en sus primeros versos:


Hubo un credo escrito en los documentos fundacionales que declararon el destino de esta nación.
Sí, nosotros podemos.
Fue susurrado por esclavos y abolicionistas cuando ardían en el camino hacia la libertad.
Sí, nosotros podemos.
Fue cantado por inmigrantes mientras arremetian desde costas distantes y pioneros que empujaban en dirección oeste alejándose de un imperdonable páramo
Sí, nosotros podemos.
Es el llamado de los trabajadores organizados, de las mujeres que llegaron a votar, de un presidente que eligió a la luna como nuestra nueva frontera, y el de King que nos colocó en la cima de la montaña y nos señaló el camino hacia la tierra prometida
Sí, nosotros podemos, con la justicia y la igualdad.


¿Cómo no contagiarse para estar listos para el enorme trabajo que tendremos por delante para nuestra propia reconstrucción?

A continuación el video, y la letra completa en inglés.




Yes We Can Lyrics by Will.I.Am

It was a creed written into the founding documents that declared the destiny of a nation.
Yes we can.
It was whispered by slaves and abolitionists as they blazed a trail toward freedom.
Yes we can. Yes we can.
It was sung by immigrants as they struck out from distant shores
and pioneers who pushed westward against an unforgiving wilderness.
Yes we can. Yes we can.
It was the call of workers who organized;
women who reached for the ballots;
a President who chose the moon as our new frontier;
and a King who took us to the mountain-top and pointed the way to the Promised Land.
Yes we can to justice and equality.
(yes we can, yes we can, yes we can, yes we can…)

Yes we can to opportunity and prosperity.
Yes we can to opportunity and prosperity.
Yes we can heal this nation.
Yes we can repair this world.
Yes we can. Si Se Puede
(yes we can, yes we can, yes we can, yes we can…)

We know the battle ahead will be long,
but always remember that no matter what obstacles stand in our way,
nothing can stand in the way of the power of millions of voices calling for change.
We want change!
(We want change! We want change! We want change…)

We have been told we cannot do this by a chorus of cynics who will only grow louder and more dissonant.
We’ve been asked to pause for a reality check.
We’ve been warned against offering the people of this nation false hope.
But in the unlikely story that is America, there has never been anything false about hope. We want change!
(We want change! I want change! We want change! I want change…)

The hopes of the little girl who goes to a crumbling school in Dillon are the same as the dreams of the boy who learns on the streets of LA;
we will remember that there is something happening in America;
that we are not as divided as our politics suggests;
that we are one people;
we are one nation;
and together, we will begin the next great chapter in America’s story with three words that will ring from coast to coast;
from sea to shining sea - Yes. We. Can.
(yes we can, yes we can, yes we can, yes we can, yes we can, yes we can, yes we can, yes we can…)

No hay comentarios: