domingo, 15 de mayo de 2011

Mi Primer Empleo, Versión Completa.




Hace algún tiempo me invitaron a participar en una suerte de "reportaje" para compartir las experiencias en torno a mi primer experiencia laboral, la columna habitual de los domingos de iEco de Clarín, denominada "Mi Primer Empleo". Hoy salió en la edición impresa...irreconocible (¡¡eran 17 preguntas, quedaron solo 2!!). En consecuencia, decidí publicar a continuación su versión completa, para rescatar del olvido la experiencia que me implicó retrotaerme 30 años atrás... era tan joven!

1 Empresa en la que fue su primer trabajo:
Banco Central de la República Argentina (BCRA)
2 Rubro o industria a la que pertenecía:
Industria Bancaria. Autoridad Monetaria
3 Edad que tenía:
19 años.
4 Situación académica de ese momento ¿Estudiaba? ¿Qué carrera? Estaba avanzado?
Cursaba el primer año de la carrera de Licenciatura en Economía en la Universidad de Buenos Aires.
5 ¿A quién reportaba en este puesto? ¿Quién era su jefe?
Reportaba al Jefe de Conciliaciones de Corresponsales con el Exterior.
6 ¿Cómo lo consiguió?
Fui seleccionada en un concurso público en el que convocaban a estudiantes de Ciencias Económicas.
7 ¿Qué tareas desarrollaba?
Controlaba las cuentas activas del Banco Central en los Convenios de ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración), ordenaba formularios y “punteaba” listados…todo manual, todo consumo de papel...
8 ¿Cuál era el horario de trabajo?
De 9:45 a 17:15, típico horario bancario.
9 ¿Cómo compatibilizaba trabajo y estudio?
Cursaba las materias muy temprano (a partir de las 7 de la mañana) o muy tarde (hasta las 23). El esquema laboral del Banco promovía el estudio dando flexibilidad horaria (desplazando los horarios de entrada y salida) así como también tenía días de licencia por estudio. En época de exámenes, no tenía fines de semana libres!
10 ¿Qué fue lo mejor de esa experiencia?
En lo personal, me permitió conocer grandes compañeros con los cuales aún hoy estoy en contacto. En lo institucional, me enseñó los “rituales” de oficina, de la vida corporativa. En lo profesional, aprendí la importancia de la segregación de funciones, los controles cruzados.
11 ¿Qué fue lo peor de esa experiencia?
Que la tarea era un poco monótona…
12 ¿Qué le aportó esa experiencia a su trabajo actual como gerente?
Muchísimo. Cuando uno empieza de bien abajo en la pirámide organizacional, tiene experiencia concreta que le permite ejercer la empatía, ponerse en el lugar de los demás, y saber, que todas las tareas son importantes y que todas las posiciones, independientemente de su nivel jerárquico o ubicación aportan a la cadena de valor.
13 ¿Cuánto ganaba?
Uh! Millones, esa época nuestra moneda tenía 11 ceros más que ahora!!.
14 ¿Qué hizo con su primer sueldo?
Les hice un regalo a mis abuelos para su casa.
15 Un consejo para afrontar el primer día de trabajo:
Les aconsejo que lo encaren con mucha ilusión. El primer trabajo es siempre el inicio de un nuevo capítulo en la vida. Que estén muy atentos: uno siempre aprende de todo, desde el primer minuto. Finalmente, que sean pacientes, la vida laboral es larga y da muchas oportunidades para afianzar el rumbo o cambiarlo tantas veces como necesitemos hasta sentirnos felices. Si se lo proponen, todo llega.
16 ¿Qué era lo bueno y lo malo de su jefe?
Era un excelente funcionario, lo recuerdo con mucho respeto y cariño. Me transmitió el valor del orden y el método para trabajar. Era muy austero!
17 ¿Cómo y por qué se desvinculo de ese trabajo?
Tuve la mejor desvinculación: Fui promovida a otras posiciones de mayor responsabilidad hasta llegar a la de Subgerente General del BCRA. Finalmente, luego de 25 años desde aquel inolvidable primer día de trabajo, renuncié buscando nuevos horizontes profesionales en el sector privado, los que me llevaron a estar disfrutando en la actualidad de mi posición de Gerente Coordinadora de Administración, Control y Compliance en Banco Supervielle.

Mi primer jefe se llamó Oscar Logiudice, fue, como menciono una persona de la que aprendí mucho, tuve la suerte de participar en los homenajes y entregas de medalla a propósito de su jubilación, lo cual me puso muy contenta. Hace unos meses, inesperadamente, cuando tenía todo por disfrutar, falleció. Lo supe justamente el fin de semana que esbocé las respuestas a este mini reportaje. A mi manera, y con el mismo respeto que le tuve en vida, vaya mi cariñoso recuerdo.

10 comentarios:

Florencia dijo...

Estaba en Rosario, y a mi vuelta mi madre no me dijo ni hola, me dijo "Viste quien salió en el diario?, te lo dejé abierto en la página" Mi instinto pensó que podría ser Soledad, asi que fui a ver que decía espectáculos, vi que sobre la mesa estaba IEco y entré a buscar la nota que me esperaba..que Honor, que Orgullo, mi Madrina! El primer trabajo siempre deja huellas, uno aprende a elegir que tomar de cada día y hacer su camino, admirable el que usted ha tomado, y que mejor que sea fruto de su esfuerzo y de la mano de nuestra segunda casa FCE de la UBA. Cuando me dicen "todos en tu familia médicos, docentes y vos en económicas?" mi respuesta siempre es la misma, "Toda mi familia no, mi madrina es Lic en Econ." :P

Anónimo dijo...

Hola Alejandra, como estas?

No sabes como abrí los ojos al leer el reportaje (en versión completa claro está) sobre tu primer experiencia laboral. Sobre todo el punto 7!.

Si bien no fue mi primer trabajo, mi primer tarea al ingresar a nuestro querido Banco, también fue esa.

Parece que fue ayer, Noviembre de 2004, recién ingresado y Luis (subgerente en aquel momento)me pasaba unos reportes de ALADI con números de reembolsos interminables, tildando y tildando para ver cuales estaban pagos en forma anticipada y cual no.

Que es lo que saco súper positivo y me vino muy bien leer tu nota?
1) Que aunque no estemos del todo cómodos con nuestro presente, no debemos olvidar pensar retrospectivamente y repasar las tareas que hemos realizado, que evidentemente y casi sin darnos cuenta nos han hecho crecer y progresar mucho.
2) Saber que alguien que estuvo en el lugar de uno alguna vez, logro llegar tan alto.

Gracias por compartirlo.

Ricardo Maero

Anónimo dijo...

Hola Ale, mi historia es muy similar a tus comienzos, la única diferencia es que tuve una pausa de unos pocos años en otra función pero 23 años después sigo "punteando" ALADI ya no tenemos que acomodar los formularios 1988 por nro de orden de pago ni conciliar a mano pero en el fondo es muy similar.
Mirando hacia el pasado que lindo fue el inicio de la etapa laboral, cuántos valores humanos encontramos en ese banco y como no recordar a Oscar con todo cariño
Un beso y que sigan los éxitos
Luis D' Orio

Ale dijo...

Gracias Ricardo!! La verdad es que la agradecida soy yo. Pensar que un relato como este logre movilizarte y ayudarte a mirar para adelante, es realmente una alegría enorme. Todo un honor. Gracias por pasar por el blog! y... suerte y venturoso futuro!

Ale dijo...

Florcita, ahijada, gracias por tu comentario!!! Bien ahí eso de responderles a los médicos y docentes! Qué tanto! y yo? Muy bien! Como le dije recién a Ricardo, Suerte y Venturoso Futuro!! Besos!

Ale dijo...

Hola Luis! Gracias por pasar por el blog... y engancharte con el tema...los 1988!! y las larguísimas tiras?? rollos enteros! Oscar...cuántos lindos recuerdos..

Anónimo dijo...

Hola Ale, mi primer tarea en el Banco tambien fue conciliar cuentas tanto de ALADI como de corresponsales y cuando vos ingresaste, hace casi 30 años, recuerdo que fui uno de los primeros en recibirte y darte las pautas junto con el querido Oscar para tu primer tarea. Es cierto era algo monotona, pero yo rescato de aquel entonces el grupo humano que ingresó con vos que le dio "aire fresco" a la oficina. De los trabajos solo nos llevamos las relaciones interpersonales y los gratos recuerdos.

Un beso y que sigan tus logros
Tulio

Ale dijo...

Hola Tulio!! Cuánta razón tenés. Claro que sí, lo importante siempre son los afectos. Y, coincido, recuerdo como revolucionamos la oficina...meta parlotear..¿te acordás? Tulio y Ana, qué respeto les teníamos!! Ana... qué será de la vida de Ana.. Gracias por tu palabras, ale.
pd. caray que esas conciliaciones de ALADI le han dado trabajo a mucha gente..

Silvia Zaragoza dijo...

Hola Ale!! jaja qué placer leer estos lindos recuerdos, que un poco también son los míos...compartimos buenos momentos juntas en el Banco, vernos crecer como mamás y profesionales TODO JUNTO!! fue una hermosa etapa de nuestras vidas...siempre te lo dije te admiro mucho sos una gran emprendedora...y me encantó tu "reportaje", abrazo y beso enorme.
Silvy =)

Ale dijo...

Gracias Silvy por tu cariñoso comentario. Sabés que es recíproco todo lo que decís. Y, sí, como decís, fue ese día fundametal para ambas, nuestro primer trabajo, el deambular entre oficinas cuando nos presentaban gente... hemos recorrido un largo camino!! abrazo grande,ale