martes, 25 de diciembre de 2012

Postales Navidad 2013


Postal 1: Facu pasa su primer Nochebuena lejos de la familia. Está haciéndose camino en Machu Pichu. Faltan dos minutos para la medianoche. Suena el teléfono. Es él. Acaba de descender a Cuzco, con dos horas de diferencia horaria, nos llamó justo para el brindis. Sí, brindamos todos juntos, burlando las distancias-

Postal 2: Falta también minutos para la medianoche, se corta la luz. Las velas y la música desde el Ipad siguen como si nada, preservando la magia. 

Postal 3: Ofrezco mi primer pan dulce casero. Comen todos entusiasmados. Se escucha: "cortame otra porción, está muy rico, no parece pan dulce". Me quedo pensando...ya no me queda claro si me salió bien o mal. Poco importa.

Postal 4: Somos ya todos grandes en la familia. Sin embargo, las luces de colores ornamentando algunos árboles y la pérgola, las velas y los regalitos al pié del hogar nos dan mucha alegría. La ilusión de la Navidad no entiende de edades.

Ayer leí un tweet de @AlejRozitchner que me encantó: "Madurar trae como consecuencia captar que las fiestas no son la chotada que uno creía cuando era joven y rebelde". 

¡Feliz Navidad!
Pd. nobleza obliga, debo también decir que en el siguiente tweet @AlejRozitchner remata con otra verdad: "Lo otro sobre las fiestas es q si te agarran mal parado (en momentos no felices): agarrate. Se enfrenta y se puede, pero agarrate."

viernes, 21 de diciembre de 2012

Sorpresa en el living.






Cuando llegamos a casa el viernes, como es habitual, sentimos esa alegría que nos trae el saber que quedó atrás la tensión, que sólo nos queda por delante la tranquilidad del campo. Claramente es la más linda y promisoria de las cenas de la semana. Sin embargo, el pasado viernes, algo alteró la velada…luego de un rato de estar instalándonos al febril ritmo de la puesta en marcha de la casa descubrí que una lechuza dormía plácidamente apoyada sobre el telescopio de Leandro que…está ubicado en … el living.   Este año aprendimos que esas lechuzas típicas de la zona se llaman “tamborcitos o alicucú”. Tenemos al menos tres (acaban de ampliar la familia) instaladas en uno de los antiguos árboles que rodean muy cerquita la casa, son perceptibles sólo por ojos muy avezados. Su aparición absolutamente pacífica en el living resultó disparadora de una pequeña reflexión en épocas de renovar esperanza.

Es que…corren tiempo particularmente raros, me pregunto cómo podemos albergar tantas fuerzas opuestas, desencontradas, cuando el respeto mutuo, el bien común y la visión compartida puede traccionar tanto más potentemente.

Por todo eso, se me ocurre que tener en cuenta algunas de las virtudes de los alicucús podrían ayudarnos en este nuevo año que se inicia. Veamos…

Los alicucús son capaces de mantener un perfecto equilibrio y erguirse inmóviles y elegantes largos períodos de tiempo. Sin embargo, si algo las molesta, vuelan bajo, reaccionando pacíficamente.

Tienen una capacidad sorprendente de observación. Su estado de alerta no le rehúye a la mirada fija del ser humano. Muchas veces jugamos a mirarlos fijo y movernos lentamente. Nos siguen atentamente como la Gioconda a los turistas que la visitan.

Se mimetizan casi perfectamente con el follaje. Suelen retraerse sobre sí mismos, para adentro, protegidos por sus ensoñaciones.

Que este nuevo año que se inicia, nos encuentre en nuestro eje, firmes, plantados pacíficamente ante las energías que pretendan movernos de nuestros valores, o distraernos de nuestros propósitos. Que podamos mantenernos atentos y concentrados, capaces de observar incluso en la insondable oscuridad ….y astutos para saber refugiarnos a tiempo cuando necesitemos respirar profundo.

¡Feliz año 2013! Y… Celebremos todos la vida, como dice esta linda canción…


















miércoles, 7 de noviembre de 2012

Ni remotamente...



Ya estoy grande. Veo claramente lo que me rodea, aunque al leer, mis ojos se empeñen en querer demostrar lo contrario. Lo que me rodea no me gusta. Sin embargo, como siempre digo, soy irlandesa cabeza dura y no me voy a rendir. Ni remotamente.

En estos días de posiciones extremas y posiciones drásticas, ausentes de matices, tomo prestado unos párrafos de "La Emoción de las Cosas" de Ángeles Mastretta que me movilizó muy especialmente, aunque la vida a ella se le vaya en México y a mí en Argentina. Dice así:

"Todavía ahora, cuando el cielo de la ciudad se llena de luces, llamo a mis hijos para que corran a mirarlo. No sé si ya habré sembrado en ellos el mal gusto de la esperanza a toda costa. Ojalá.

Quiero creer que escribimos, pensamos, nos hacemos cruces o damos gritos para que valga la pena heredar este lío. No hemos creado un Estado confiable. De acuerdo. ¿Pero algo así teníamos hace cien años? Ni de lejos. ¿Y hace doscientos? Menos aún. Hace doscientos años no teniamos ni siquiera nombre. Somos una sociedad muy joven. Todavía podemos, no digo reconstruir, diré construir un país, aquí, donde están la ceniza y la semilla de lo que somos. No tenemos mejor lugar al que ir. Sobre todo, no juntos. No sin dejarlo todo. Sin duda, la fiesta. Y el escepticimo, al que me gusta nombrar como una fiesta serena. Es aquí, en este país, incluso en estas páginas, donde hay que decidir las cosas que se vale celebrar. ¿Qué desafío? ¿Qué ideas?

Doscientos años, es hace apenas un rato. El abuelo de mi abuelo anduvo esa batalla. Nada que celebrar sino el comienzo. ¿Pero qué queremos? Que nos toque esa fiesta, aunque todas las otras se nos pierdan. El país no se acaba en nosotros. Quizá la fiesta no sea para tanto, pero se vale tener un patriotismo escarmentado. Y pensar el futuro. Que sea nuestro festejo empujar el horizonte."

sábado, 13 de octubre de 2012

Nueva York II. Finale.


Yo no sé si es por ver tantas veces las tomas profesionales de Sex and the City, o Friends, o los aún mas profesionales de Blake Edwards en Breakfast at Tiffany's, o de Woody Allen en Manhattan o las anónimas y atónitas de los atentados a las Torres Gemelas. Lo que sí sé es que Nueva York es una ciudad que reconozco casi como propia, que siento familiar, que disfruto mucho.

Recorrer sus barrios es muy placentero, lo que seguramente requiere es cierta memoria para las siglas que, de tanto repetirlas ya han adoptado el estatus de nombre propio. Si estás en el Soho, es que estás al SOuth de HOuston Street. Si estás en el Noho, pues entonces estás en el NOrth. Si estas en Tribeca, estás en el TRIangle BEllow CAnal Street, si estás en Nolita estás en el NOrth LIttle ITAly. Con saber los puntos cardinales alcanza, al norte la ciudad es UpTown, al sur Down Town, al Este y al oeste nos espera el agua. finalmente Manhattan es una península angosta, no? para cualquier otro avatar, se ofrecen desde lo alto el Empírea State o el Chrysler Building para guiarnos.

Se podría decir que Manhattan se despliega desde el norte a diferente ritmo. Arranca presumida, con estilo, desde la alfombra verde del Central Park para  luego seguir altiva por la 5 ta,  se crispa cuando llega a Times Square, se va calmando hasta alcanzar el ritmo bohemio del GreenVillage, recupera pulso al llegar bien al sur, en Wall Street y finalmente, se rinde al mar, a la derecha custodiada por la Estatua de la Libertad y a la izquierda por el Puente de Brooklyn. 

La novedad en barrios vino de la mano de la High Line en el Meatpack District. En un espectacular parque elevado que aprovecha el espacio que en 1980 las vías de unos trenes dejaron al replanteares, por peligroso, su funcionamiento. Son cuadras y cuadras que se contonean con plazas secas, plantas rústicas, bancos, reposeras, espacios verdes y...hasta una platea que sobrevuela la avenida invitando a mirar el tráfico característico de la ciudad. En el camino, se destaca el Mercado de Chelsea. Por qué? Por su estilo,  gusto, diseño...divino!

Fuimos a Broadway, a ver Evita. Caramba....No sé si porque la banda sonora es tan familiar, o por los símbolos patrios, o por Elena Roger pero...como dirían acá.... "GUAU": me movió el piso. Es cierto que el guión se provocativo, especialmente a mi juicio el primer acto, pero también...tan reconocible. El contrapunto entre ella (Eva Perón, Elena Roger) y él (personaje denominado "Che", ¿por Guevara, o por típico argentino?, Ricky Martín) es muy interesante, él observa, pasa largos minutos como nosotros observando el devenir histórico argentino y cuestiona, a ella, a él (Juan D. Perón...) y ellos defienden, se obstinan y el pueblo también, no hay matices.... La orquesta en vivo es una joya y....Elena Roger...¿qué se puede decir de ese gigante que mide con suerte 1,6 cm??? Ya había hablado de ella cuando vimos la Piaf en Buenos Aires, el título del post fue: Edith Piaf revive en el cuerpo de Elena Roger (http://alejandranaughton.blogspot.com/2009/07/edith-piaf-revive-en-el-cuerpo-de-elena.html).  Pues bien...en este caso la que revive es Eva. La escena del balcón al comenzar el segundo acto con el celebérrimo "No llores por mí Argentina" eriza la piel. 

Para la próxima ( así tenemos una buena excusa para volver!) nos queda el Costume Institute del Metropolitan que está en restauración y por eso, hizo imposible ver a mi vestido favorito. Se acuerdan?   http://alejandranaughton.blogspot.com/2010/02/alexander-mcqueen-su-vestido-oyster-y.html. Esta vez, me debí conformar con dos libros de los mejores 100 vestidos y pares de zapatos!

Ya están las valijas cargadas (no fue fácil), y en un ratito vamos con tiempo a JKF airport. Buenos Aires, y todas lo muestro, entrañable, tan querido nos esperan. Volver es muy lindo, y también se disfruta!

martes, 9 de octubre de 2012

Boston II, finale.

A bordo del Amtrak rumbo a Nueva York, dejamos atrás a Boston. Ayer fue un día que disfrutamos mucho, marcado por joyas arquitectónicas.

Arrancó tempranito en Cambridge a donde fuimos nuevamente a disfrutar en detalle del Laboratorio de Ciencias de la Computación del MIT. Es que...leyendo me sorprendió que, ese edificio que el guía había indicado por haber sido donado por la Fundación Bill and Melinda Gates y que me hizo acordar al Gugghenheim de Bilbao...había sido diseñado por el mismo arquitecto que el Gugghenheim, el canadiense Frank Gehry. No voy a afirmar que destronó en mi favoritismo al británico Foster, pero...allí fuimos atraídos como por un imán.

El edificio es un conjunto de bloques en grises metalizados entre los que asoma un bloque que aporta lineas curvas, amarillo. Caprichoso por donde lo miremos, diría caótico. Dicen que de alguna manera sugiere con sus formas sorprendentes el caos de la investigación científica, que remueve pieza a pieza, extrae pieza a pieza incansablemente buscando nuevos hallazgos. Giramos a su alrededor, sacamos muchas fotos, incluso entramos. Moderna pieza arquitectónica.

Seguimos hacia primera hora de la tarde al Museo de John F. Kennedy, emplazado en un magnifico lugar en las afueras de Boston. Dicen que el lugar fue elegido porque conjuga una completa vista de Boston y el mar, adorados símbolos de su vida.

El recorrido al museo comienza con un pequeño film en el que escuchamos un reportaje. Me gustó una frase en la que se refiere a un traspié electoral que sufriera como candidato a vicepresidente. Menciona que en la vida política los errores realmente se descifran solo en situación de derrota. Notable...creo que nos está diciendo que el triunfalismo nubla la vista....Luego,  la recorrida sigue por salas ambientadas muy en los 60, elementos hogareños de la época, diarios, revistas, afiches de campaña. Me recordó a la serie Mad Men! También recreaciones de su escritorio en el Salón Oval (por recreación entiéndase que la mismísima sala con sus aberturas y relieves replican a la Casa Blanca...)

Un capítulo aparte merece Jacqueline Bouvier. Hay numerosas fotos que muestran toda su belleza y estilo. La verdad es que con JFK hacían una pareja muy cinematográfica. Visitas oficiales, sitas de reportajes, vídeos y... tres vestidos. Uno, de Givenchy que usó en una gala en honor a Charles DeGaulle fue el que acaparó mi atención. Jackie es un personaje que me despierta curiosidad por su impronta, por su gracia, por su fabuloso y valiente escape en medio de la balacera de Texas, por su (a mi juicio) inentendible casamiento con Onassis, por su discreto ocaso acompañada de sus hijos y de Maurice Tempelsman, un comerciante de diamantes belga quien finalmente pareció haberle dado la contención que necesitaba en los últimos años de vida. 

Casi terminando, el Museo nos introduce en una sala negra en la que pequeñas pantallas reproducen los eventos absurdos del 22 de Noviembre de 1963 de los que todavía pareciera no saberse nada. Es mas, el Museo no intenta hacer ninguna bajada de linea, solo los relata. No se queda con el rencor por la violencia del atentado sino que se focaliza en exaltar hacia el futuro el legado, y los ideales de JFK. Para terminar, el circuito nos sorprende en un cubo de  enorme altura, vidriado, que nos da la sensación de estar al aire libre, en el mar, solo falta la brisa... así, el edificio...también se revela como una pieza arquitectónica moderna...

Hoy nos despedimos en el mercado de Copley Square con la Santísima Trinidad reflejándose en un rascacielos. Particular diversidad edilicia la de Boston...

domingo, 7 de octubre de 2012

Boston.

Dejamos atrás Nueva York (hasta la semana próxima!) sin antes pasar por el MoMa. Debiéramos ser muy agradecidos por cuánto nos entretenemos con el arte moderno...ciertas obras ....si bien ...sorprendentes (no es fácil elegir el adjetivo...), se exhiben orgullosas demostrando que encuadrar al arte es un absurdo, todo es posible. ¿Cómo juzgar una esquina con una cruz de 30 cm hecha con dos tubos fluorescentes, uno rosa (de frente) y otro celeste (orientado hacia la pared)? O...¿Un espejo que en la parte inferior tiene escrito "Dieu" invitando a mirarnos y reconocernos como dioses de la humanidad? Mis favoritas esta vez: Lea Demoiselles de Avignon de Pablo Picasso y Upside Down Ada, de Alex Katz. 

Descubrir una ciudad no es fácil... Boston desafía los instintos. No se trata de una ciudad antigua, ni moderna, sino de una ciudad que es todo a la vez: cuna histórica de Estados Unidos, albergue de claustros académicos que irradiaron de avances científicos al presente y lo harán seguramente al futuro. Es agua cruzando por todos lados, y tierra firme que sostiene por igual a pequeñas casas de ladrillos rojos, callecitas solo superadas por su estrechez por las de Amsterdam, centros comerciales que se interconectan con hoteles, rascacielos, puertos, antaño apestosos, hoy convocantes por igual del turismo, comercio, armada, convenciones...

Se dice que la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido es la de mejor reputación en el mundo. Una ciudad con su nombre, separada de Boston por el Charles River alberga a la segunda y tercera: Harvard University y Massachusetts Institute of Tecnology (MIT). Cruzar el río es zambullirse en una arquitectura baja, llena de bicicletas, habitada por la población con la mayor diversidad cultural del país por la cantidad de estudiantes de todas las partes del mundo que atrae. Un país está liderando: el 30% de los estudiantes son chinos. 

Entramos a la zona de la Universidad, el otoño nos regaló unas vistas doradas inolvidables. La plaza de Harvard, en cambio ofreció mas colores a propósito de la trigésimo cuarto Octoverfest. Es una buena razón para expresarse con música, colores, disfraces, y mucha comida étnica. La fiesta es, como la ciudad, multicultural. Dos comentarios sobre Harvard:

 * John Harvard fue un inmigrante inglés que la Universidad no reconoce como su fundador sino como su benefactor dado que le donó todo lo que tenia al morir de tuberculosis  a solo un año de instalarse en Estados Unidos en 1638 (dinero y fundamentalmente una gran biblioteca). Qué lejos llegó su apellido, no?

* Estuvimos mirando las carteleras de algunas de las universidades. Tres avisos llamaron mi atención: 1) un volante ofreciendo apoyo en el idioma inglés especialmente en la presentación de trabajos escritos (pensé en la población de alumnos chinos...), 2) otro volante invitando a hacer talleres para recibir orientación sobre auto conocimiento y confianza para participar mas determinadamente en clase y....finalmente 3) un workshop titulado: "Perfeccionismo: un arma de doble filo" en el que se reflexiona sobre la fina linea entre proponerse la excelencia, el alcance de objetivos y el sufrimiento que acarrea el perfeccionismo. Guau...¿no será mucha la exigencia??

Comentarios sobre MIT: todo el complejo arquitectónico luce a diferencia de su vecina, líneas mas rectas, colores mas grises. Se distingue por su ángulos caprichosos y detalles metalizados el que fuera financiado por la Gates Foundation para albergar al Laboratorio de Ciencias de la Computación. Dicen orgullosos los guías que desde el MIT han surgido inventos que nos han cambiado la vida, como las calculadoras, los microondas o los GPS. Por su parte, el museo del MIT invita a disfrutar de la magia de hologramas, robots, y muy especialmente de la fantástica obra de Berenice Abbot, que aun cuando puso la fotografía al servicio de la ciencia no pudo evitar crear piezas artísticas fantásticas, como algunas que inmortalizan algunas vistas de Nueva York.

Sigo en breve! Ahora... A descansar!

domingo, 30 de septiembre de 2012

Nueva York

Nueva York
...y Septiembre se nos está escurriendo entre las manos nada menos que en Manhattan. Fue un hermoso mes, en el que le dimos la bienvenida a cierta mitad de siglo, y cómo! Abrazados al pasado, al presente y a la ilusión renovada mirando al futuro. A una semana, todavía me sigo emocionando de tanto afecto.

Piso 34, en 42 Av. , suspendidos entre el cielo y Madame Tussouds. Acá exactamente estoy escribiendo. Por el ventanal en breve comenzarán a insinuarse con el caer de la tarde las luces de los rascacielos. 

Si bien el vuelo desde Buenos Aires es largo y mañana tempranito tengo que iniciar actividades profesionales quisimos disfrutar el domingo. Desayunamos rapidito, tomamos el subte, línea 1 hasta el final y de allí al Ferry. La chica del hotel trató de desalentarnos de visitar la Estatua de la Libertad por los extremados controles "airport type" que hacen para viajar pero...fuimos igual. Hicimos bien. No fue para tanto (aunque tenia razón, todo pasó por rayos x). 

El día estuvo soleado y las vistas tanto de la estatua, como de Manhattan, su famosa skyline invitan a jugar a reconocer desde distintas perspectivas a los colosos icónicos,  esos que parecen estirarse para ver cuál alcanza al cielo primero...aunque también todavía a estremecernos estupefactos por el vacío dejado por las Torres Gemelas.

Al volver nos topamos con una estatua, La Esfera. Estaba en el World Trade Center como símbolo de la paz...quedó obviamente dañada por los atentados pero en 2002 la volvieron a emplazar, a unas cuadras con una llama encendida, que desde entonces, recuerda a las víctimas.   El Ground Zero está albergando ya una torre enorme en construcción pero ya no se lo puede ver como la última vez que lo visité en 2006. Está cercado tapando la visión de, al parecer, un Memorial. 

Cruzamos a Wall Street, sacamos foto frente a la bolsa de New York y...se largó a llover, así que volvimos a hacer el check in y acomodarnos para cenar temprano.

Volviendo de cenar les cuento: En el Distrito del Teatro, nada mas normal que una platea, solo que...esta platea roja está al aire libre...sí, Times Square es un espectáculo al aire libre.. Un espectáculo bullicioso, despreocupado del calentamiento global...cuánta luz...

lunes, 17 de septiembre de 2012

Con Sarmiento no…



Hace un tiempo que una pregunta me anda revoloteando: ¿Cuándo fue que perdí la Plaza de Mayo? Sucede que producto de la manera de interpretar binariamente los acontecimientos, el gobierno me hace sentir que las cosas o bien son de “ellos” (es decir, él, ella y los otros) o de “nosotros”. A juzgar por sus dichos, no puedo menos que interpretar que creen imposible que haya algo que sea de todos: de ellos y de nosotros. 

Por ejemplo: Ellos son los que despertaron el interés político en la juventud… ¿Y nosotros… los jóvenes que en los 80 llegamos a afiliarnos al radicalismo sin experiencia alguna por la convicción espontánea y muy interior de que Alfonsín era el candidato indicado para devolvernos la vida democrática? ¿No fue acaso un movimiento irrepetible de una autenticidad irreprochable? También sienten ser los únicos que entienden lo que significa ser conscientes de los derechos humanos aludiendo una y otra vez a episodios del más penoso pasado histórico. ¿Y nosotros…los que también los repudiamos desde mucho antes que se instale el relato gubernamental? ¿Y nosotros… los que día a día sentimos impotencia al ver que algunos derechos humanos hoy, en esta época, no se respetan?

A ver si queda claro: “nosotros” estuvimos en la Plaza de Mayo en 1982, en esa Plaza de la que nos corrieron, en la que temimos ser filmados desde los edificios linderos con afán persecutorio. ¿Por qué nos hacen sentir entonces que la manifestación política les pertenece, que nosotros no entendemos nada? La Plaza de Mayo también es nuestra…aunque el relato me haga sentir que ya no… (me ilusiona pensar que  el jueves de alguna manera algo pareció contradecir mi sentir …).

Ahora ha surgido una nueva verdad revelada… en la manifestación popular el código de vestimenta es muy importante…. Caramba. Aparentemente, si estamos bien vestidos, no tenemos derecho a reclamar por el respeto a las instituciones o por las libertades individuales que vemos amenazadas. En cambio, si como ellos, estás vestido de manera precaria, entonces sí, la manifestación es legítima. Pero…juraría que al menos a ella yo la he visto muy bien vestida…entonces…su discurso… ¿¿no es legítimo?? No entiendo.

Esta semana en cadena nacional la presidenta aconsejó leer el libro recientemente editado llamado “Sarmiento Periodista. El Caudillo de la pluma” de Diego Valenzuela y Mercedes Sanguinetti. Curiosamente, dicen que dijo que el texto le mostró facetas desconocidas del prócer a quien, para mi sorpresa, elogió. Entonces… por si acaso… y ante la manifestación pública de que “van por todo” quiero decir ahora, antes de que sea tarde: No estoy dispuesta a que me lo arrebaten. Con Sarmiento no…Sarmiento es nuestro, pero en el sentido amplio de la palabra: es de todos.

Digo que “dicen que dijo” porque no escucho, ni veo las cadenas. No me gustan los monólogos, prefiero el diálogo.

Comparto algunas conversaciones familiares sobre el post: Dice Leandro que Sarmiento también con su “Civilización y Barbarie” luce igualmente binario. Tiene razón pero creo que esa afirmación pretendía hacernos pensar sobre un dilema que todavía nos acecha…Finalmente, dice Julio que recuerde que también perdimos Avanti Morocha y Arde la Ciudad… aunque pensándolo bien a La Mancha de Rolando y a Fito (no sus canciones) se los regalamos.

martes, 14 de agosto de 2012

Bye, Bye, Juegos Olímpicos 2012!




Hoy leía en un artículo de The Economist que los Juegos Olímpicos son globales y parroquiales al mismo tiempo. Mientras que cada país trae sus representantes de los deportes en los que se destacan, el foco también está puesto en el anfitrión, no sólo por parte del mundo entero, sino también por sus propios ciudadanos. Londres ha sido una sede magnífica y parece haber dejado muy satisfechos a los británicos.

Yo no soy una experta en deporte pero debo reconocer que los Juegos Olímpicos me despiertan cierta emoción. Me parece fascinante ver cómo en un mundo siempre convulsionado, entrelazado, trabado, con claras dificultades para afrontar las diferencias sociales, donde hay diferencias culturales y políticas tan marcadas, una vez cada cuatro años todo parece alinearse. Los juegos proponen un paréntesis en donde con iguales oportunidades en cada desafío, los participantes se superan en cada disciplina deportiva mostrando cuán lejos puede llegar su destreza física. Y en esa fiesta, nada está cantado, no, no, un ugandés puede ganar la maratón, una atleta rusa puede sorprender con su velocidad, un…mejor dicho… unos cuántos jamaiquinos puede dejarnos con la boca abierta… También compiten igualmente deportistas amateurs con profesionales para quienes los Juegos les proponen ciertamente una curiosidad: competir “gratis”. Todo es dorado, redondo y posible.

Postales que quedan en mi memoria con el relato siempre olímpico de Gonzalo Bonadeo: la bandera griega flameando intacta desentendida de la crisis, dos veces Del Potro: una cuando se le escapó el partido punto a punto con el gran Roger Federer, y otro cuando ganó el bronce contra Djokovic, las Leonas que siempre me sorprenden cuando lloran tan “femeninamente” luego de dar batallas feroces, el batacazo de Sebastián Crismanich en taekwondo que no hay caso, no lo entiendo…(al taekwondo....), las mellizas rosarinas Etel y Sofía Sanchez que hicieron sonar el tango en su nado sincronizado, los atletas jamaiquinos que parecen no seguir al ritmo del reggae cuando se trata de correr, las atletas de salto en alto, especialmente la norteamericana Brigetta Barrett que lo hacía con una gracia y alegría contagiosa, el virtuosismo de la marcha olímpica pasando frente al Palacio de Buckingham, y...¡los locos lindos azules de las lamparitas en la cabeza!

Sin embargo, cuando se trata de transmitir emociones y sentimiento de paz mejor escuchar a quien mejor la expresa y ocupara uno de los momentos más emocionantes de la ceremonia de cierre: John Lennon y su Imagine…


domingo, 1 de julio de 2012

Cinco rostros en mi Poster adolescente.


En mi habitación de la calle Monte, en mis años muy jóvenes, colgaba de una de mis paredes un poster. Era una combinación de imágenes seleccionadas por mí, pegadas asimétrica y sucesivamente, una al lado de la otra formando finalmente un rectángulo. En estos días, recuerdo especialmente dos de esas imágenes. Una de ellas fácilmente la encontré en Google, la otra deberé rescatarla de mi memoria.

La que encontré, es la siguiente. Son cuatro caras, coloridas. No necesitan presentación.



Describo la otra imagen: en blanco y negro, primerísimo plano, tres cuarto perfil, auriculares puestos y frente a él, un micrófono. Ese hombre por entonces era para mí el médium para acceder a través de su voz fascinante a un mundo artístico inabarcable desde los medios tecnológicos con los que contábamos. Sin embargo, él lo hacía posible. Esperaba ansiosa los bloques de su programa bautizados “Beatlemanía” en los que se detenía en la poesía y la música de alguna canción, en un concierto. Aprendí que “Love me do”, es la primer canción consagratoria, que “She loves you” consoló al público americano en medio de la desazón por el asesinato de Kennedy, que “Eleanor Rigby” fue un punto de inflexión y que “Let it be” fue el final de una carrera corta (sólo diez años) pero que marcaría la historia universal de la música. Pegada a la radio lloré junto a él la absurda muerte de John Lennon a la salida del Dakota Building. Fascinada también asistía a sus Beatlemanías en vivo, precariamente armadas en el Club José Hernández a finales de los 70, más profesionales cuando alcanzaron la calle Corrientes y los veranos marplatenses allá por los 80. Nos sorprendía con proyecciones editadas, con cámaras en vivo transmitiéndonos a nosotros, o sacándonos a bailar un rock and roll. No tenia gran porte, le decían (era) “Cabezón”, sin embargo, yo lo veía tan buen mozo. Tampoco necesita presentación, era “el quinto Beatle”.

Con el paso de los años, la decoración del cuarto cambió, me mudé, pero, mi admiración hacia él siguió creciendo. Su obra evolucionó creando programas innovadores de televisión y radio (¡o de ambas cosas a la vez!) que miraba puntualmente. A través de sus producciones disfruté del rock nacional, del mejor tango, de las mejores entrevistas. También de su trato amable, gentil, de su humor, de sus equipos. Sus equipos, siempre sólidos, talentosos y…mixtos. Sí, siempre destacaba mujeres, acompañándolo, a su lado, respetándolas y piropeándolas con galantería.

Hoy JABradio.com, la radio en la que concentró su talento en los últimos años, compilando generosamente toda su obra en su homepage decía: “JABradio se compromete a seguir adelante con su labor documental, y Juan Alberto a seguir haciéndonos compañía con cada uno de sus relatos, con cada mención, con cada una de sus historias de vida. Hoy más que nunca el éter es quien nos une!”. Buena noticia dentro del enorme vacío que deja la partida física de Juan Alberto Badía.

Vaya si lo queríamos todos en sus 64…




jueves, 21 de junio de 2012

Lily Querida, para siempre.




Hace unos días supe que no podía seguir haciéndome la distraída, tu partida se acercaba muy a pesar mío. Quería un poquito más, casi como un acto reflejo, claramente irracional. Hoy amanecimos con la noticia. Shockeada todavía pienso lo obvio, tenías todo el derecho a decir cuándo irte, y lo hiciste de a pasitos…¿tal vez un acto generoso de tu parte para que todos nos preparemos?

Lily, pues, tengo que decirte que…no te vas. Lo harás físicamente pero nunca en nuestro corazón, porque fuiste muy generosa, hiciste y nos enseñaste mucho. Tu actitud…Lily, tu actitud fue ejemplar. Que quede claro…no hablo de los últimos años en que la vida te puso tantos obstáculos, y vaya si mostraste actitud positiva. Hablo de toda tu vida. Hablo de tu sonrisa, de tu humor, de tu desenfado, de tu firmeza de convicción, de tu discreción, de tu integridad, de tu capacidad para encontrarle la vuelta a la vida. Eso…la vuelta a la vida.

Trabajamos muy juntas, muchos años. Recuerdo cuando nos quedábamos solitas después que la mayoría se iba. Nunca nos íbamos antes de las 8. Era ese el ratito en que cambiábamos palabras justas, intimistas, yo sabía cómo estabas, qué te estaba fastidiando, qué te había alegrado el día y vos igual, no necesitaba yo decirte nada. Casi que me leías la mente. También me corrías para que me saque de encima las cosas que no me gustaban tanto…¡los expedientes verdes!, pilas y pilas se acumulaban, yo siempre encontraba algún llamado pendiente para evitarlos pero vos… profesionalmente, cariñosamente, te acercabas y preguntabas “los sacamos Ale?”, y yo, de tu mano, segura, sabía que debía hacerlo. En tu compañía todo era muy fácil: folio a folio, entre charla y charla, indicándome qué ameritaba mi atención, dónde debía firmar, lográbamos irnos satisfechas. Una pasión compartida: la de no dar vueltas y en cambio hacer, no detenerse en rituales victimistas, sencillamente: concretar cosas, ir para adelante. Con la tarea cumplida nos esperaba en la calle Reconquista (no era peatonal) los dos móviles de Taxi Diez. Éramos tan conocidas que los choferes nos preguntaban a las dos, “¿todavía no salió su compañera?”, “está bajando” (contestaba la que había bajado primero), a lo que el conductor decía: “trabajan mucho ustedes dos”. Y sí..tenía razón, pero qué bueno haberlo hecho con vos, con tanta alegría, mi Lily querida. Lograste que lo cotidiano sea una fiesta.

Me consuela pensar que tu ejemplo nos guiará para seguir encontrándole la vuelta a la vida. Porque estés donde estés, con tu luz, nos orientarás el camino. Esta vez, no será con papelitos, planitos y dibujitos como los que me dabas para que no me pierda (¡hasta en esos detalles estabas!), tu guía nos llegará en la brisa que respiramos. Allí estarás. Allí estaremos.

jueves, 3 de mayo de 2012

La cabra, de Edward Albee.

Una cabra se interpuso entre este post y uno que tenía pensado con relación a los factores en común entre los sistemas financieros latinoamericanos con alta penetración del crédito en la economía (Chile, Colombia y Perú). Algunas cabras son de temer. Veamos:

No es una escenografía destruida lo que queda al finalizar la función. No es un jarrón más o menos en la decoración. Es...lo que queda de la vida ante un acontecimiento tan pero tan inaceptable que ni siquiera se puede negar.

La historia que cuenta la obra "La cabra o quién es Sylvia?", es la de un hombre que ha entregado su alma, al que no se lo entiende, ni sabe explicarse, a quien se le desploma la vida al mismo tiempo que se desploman sus seres queridos (mujer, hijo, amigo de toda la vida). Es que...hay cosas difíciles de explicar, también difíciles de entender. ¿Será por eso que hay cosas que sencillamente no se comparten? Alguna vez algo sobre eso escribí en el post titulado “Bill Clinton y su error de amante inconcluso”. Allí, parafraseando a García Marquez decía: “Perfecto: una cosa es mentir para engañar y otra bien distinta es ocultar verdades para preservar esa instancia mítica del ser humano que es su vida privada”.

Ante el estupor, la reacción de su mujer es romper todo, como si rompiendo lo que la rodea se rompiera el hechizo y todo volviera a ser como era, simplemente perfecto. Pero...ya no. Porque...cuando esa dimensión solo reservada a nosotros mismos alberga secretos indescifrables que son sacados a la luz, todo se oscurece. Ni el amor puede con miradas prejuiciosas, ni patrones de conducta inesperados, disonantes. Cuánto pesa la necesidad de aceptación, de reconocimiento…

Él, mientras ella da rienda suelta a su furia, sigue repitiendo parsimoniosamente que "no entienden". Nadie entiende de su amor, de su fascinación por esos ojos, que tal vez por animales, no reemplazan a los de su amada mujer. Ella, sin embargo, desenfrenada no para hasta cobrarse finalmente como víctima el cuerpo de la cabra, como si muerta la cabra todo pudiera volver a la paz que precedió la tormenta. Ingenua.

Una última alusión a ese actor gigante que es Julio Chávez. Relata durante la obra dos veces cómo conoció a la cabra. En la segunda vez, ante su mujer, parado en medio del escenario, con ternura infinita describe el escenario campestre que lo rodeaba. "Bucólico" dice su mujer. "Típico" retruca él. No importa. Lo que importa es que allí parado, ingenuo, haciendo oídos sordos al estupor que lo rodea me retrotrajo a ese adorable hippie de "No toquen a la nena" la inolvidable película de Juan José Jusid (1976).

Curiosamente, encontré coincidencias. El padre que lucha contra la realidad de su hija adolescente embarazada sin pareja a la que no duda "en casar -¿cazar?-" con ese hippie (al que detesta) para cubrir las apariencias, se me reveló afín a esa mujer desaforada peleando contra su marido enamorado de una cabra. Ambos pretenden exorcizar a la realidad que los perturba. En el medio, los mismos ojos abstraídos, el mismo rictus, la misma voz. El mismo actor, la misma magia. El gran Julio Chavez.

lunes, 23 de abril de 2012

¿Y si en lugar de aplaudir primero pensamos?


Jueves, 23 de Octubre de 2008. Desde este blog escribía a propósito de la privatización de las AFJPs: “El sistema previsional argentino necesita una revisión. También la educación y salud pública. La infraestructura vial. Las redes de sustento social. La matriz energética. Ni hablar de la seguridad. Debemos decidir juntos por dónde empezamos. Pero, una vez más, el impulso y la incapacidad para comunicarnos ganó. La dominancia fiscal. La prepotencia de siempre. Instituciones débiles. Decisiones arbritrarias. Ahora le queda al Congreso mantener un debate profundo sobre un tema que no estaba en agenda”. El debate no fue profundo, fue express. Eso sí: Hubo muchos aplausos.

En estos días el tema es la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de la española Repsol. Al mismo tiempo que se anuncia en cadena nacional que se envía una ley al Congreso, se hace una toma hostil de la compañía previa emisión simultánea de un decreto de necesidad y urgencia. ¿Qué rol le queda al Congreso? Ajustar su agenda, comprimir debates, debates relámpagos, superficiales. Eso sí: Muchos aplausos.

Me quedo pensando… qué es lo que tanto me perturba. Llegué a la conclusión que son….los aplausos, los aplausos fáciles. Esta actitud exitista que deja la sensación de que cada tema por más análisis complejo, técnico, científico que se merezca, se simplifica binariamente. La mirada binaria…esa amenaza argentina. River-Boca, campo-industria, ricos-pobres, liberales-populistas, educación privada-educación estatal, medicina prepaga-hospitales públicos, políticos-ciudadanos de a pié, los que se fueron-los que se quedaron, que se vayan todos-que sean re-re-re-elegidos, etc., etc.

Aplaudimos el desembarco en las Islas Malvinas, aplaudimos el default de la deuda en 2002, aplaudimos la estatización de las AFJP en 2008, ahora la expropiación de YPF…. Sobre YPF… tampoco podremos pensar antes de aplaudir?

The Guardian, el diario inglés, en su edición de ayer domingo, publica una sugestiva columna escrita por Will Hutton titulada: “Argentina’s oil grab is timely retort to rampaging capitalism” (“El manotazo del petróleo argentino es una réplica oportuna al capitalismo arrasador”). En la misma, a mi juicio se plantea el tema muy asertivamente. Dice (traduzco líbremente):

“Por mucho tiempo, las compañías y el mundo rico han, sin vergüenza, explotado la proposición de que hay sólo una manera de relacionarse con la sociedades: ellos hacen lo que quieren en sus propios términos. Y la sociedad debe aceptar esto porque es el único camino hacia la generación de riqueza. El capital existe por encima de la sociedad y el estado”(…) “Las reacciones de Cristina Fernandez, aunque torpes e injustas en su ejecución, son parte de una reacción creciente a lo largo del mundo ante los excesos que esa proposición conlleva”.

Más adelante reconoce que hay un cambio de humor hacia esa manera de hacer negocios pero dice “el humor debe ser canalizado apropiadamente”. Afirma: “Argentina pudo haber servido a muchos recordándole al mundo global de negocios que hay desagradables consecuencias por ignorar las responsabilidades económicas y sociales, pero…instruir una nacionalización sin compensación será muy difícil que constituya un buen panorama para el futuro.” Sigue: “el humor está cambiando. Necesita ser canalizado a través de la creación de un nuevo y diferente pacto con los ambientes de negocios, las finanzas y la riqueza. Eso es lo que los electorados a lo largo del mundo quieren ver, y CFK, aún con su torpeza y pocos sofisticados modales, logró conectarse con ese humor global”.

¿Ven? Es complejo… ni blanco, ni negro, …¿por qué no darnos la chance de pensar, sopesar alternativas, consecuencias? Quién nos dice, terminamos en serio aplaudiendo, pero con convicción no como acto reflejo…

Una última reflexión, totalmente autoreferrencial: No me resigno, tanto blanco-negro tiene que tener una explicación. Por mi parte lamento observar que en la alternancia en el poder se suele verificar un feroz péndulo que no reconoce méritos al que se vá ni dedica mínimamente tiempo para construir sobre lo que encuentra. En el pasado me tocaron de cerca tanto algunas iniciativas de los 90 como también las secuelas posteriores. Esa experiencia me dejó como lección aprendida que la manera prepotente, inconsulta de implementar reformas deja resabios de rencor que se traduce en rechazos inconscientes a un diálogo posterior por mas franco que se proponga. Sinceramente, soy una convencida que ambas aproximaciones a niveles técnicos eran honestas, ambas tenían temas por mejorar, ambas muchos méritos para retroalimentarse. Pero…no se logró amalgamar nada, sólo confrontación y vuelta a empezar….Ojalá en próximos mandatos logremos romper la inercia y nos animemos a escucharnos y pensar, largo rato, antes de aplaudir.

domingo, 25 de marzo de 2012

De Serrat-Sabina y mi primer post a dúo.



Hoy puede ser un gran día, imposible de recuperar, un ejemplar único, no lo dejes escapar, que todo lo que te rodea fue puesto para ti.. Y sí… el jueves fue un gran día que definitivamente no dejamos escapar. Lo disfrutamos en familia a pleno. Fue una fiesta y lo seguirá siendo cada vez que en un escenario se enciendan las luces y den rienda suelta a su encanto los dos pájaros que contraatacan.

Recuerdo cuando fuimos a verlos por primera vez a Boca Juniors en 2007 en el debut de “Dos pájaros de un tiro”. Para mí era emocionante ver a Serrat, compañero de la vida y también a Sabina… quería recuperarme del sabor amargo que me había quedado por no haber podido terminar de disfrutar del recital que, también en Boca Juniors, se suspendió aquella noche de Diciembre 2006 en el que se desató una tormenta implacable que nos dejó en medio de un estadio sin luz (todavía recuerdo la salida apretando firme la mano de Facu entre la multitud… y el teléfono de Leandro –en el ala opuesta de la cancha- que por empapado quedó fuera de servicio y no respondía a mi llamado…).

Volviendo a 2007… lo que sí recuerdo es que fui casi inocentemente. Tenía claro por qué quería verlos a cada uno de ellos. Lo que no sabía era que la combinación de ambos iba a convertirse en un espectáculo con identidad propia que hoy encuentra incluso un disco concebido y grabado juntos: “La Orquesta del Titanic”. Dos no es igual que uno más uno dice Sabina y tiene razón!…. si dudan, escuchen el track 1 del álbum y el 2 y el 3….

Ambos han escrito canciones inolvidables, escuchadas una y otra vez (algunas letras salen de mi boca casi sin proponérmelo, de muy dentro, a poco que los primeros acordes suenan) y todos sabemos que las canciones inolvidables se asocian con la voz de su clásico intérprete. Pero no… no es el caso… ambos, cómplices, lograron la magia. Serrat canta canciones de Sabina, Sabina de Serrat con total naturalidad. No nos son ajenas, nos siguen siendo tan familiares como en sus versiones originales.

El jueves, en consecuencia, fui con merecidas expectativas. Dos pájaros contraatacan no sólo nos regala poesía y música. También gracia, picardía, desparpajo. Durante el show ambos mantienen deliciosos contrapuntos, se toman el pelo, se ríen de ellos mismos, se animan a pasos de baile, coquetean con cambios de vestuario, también con las voluptuosas (no podía ser de otra manera…) chicas del coro. Son capaces de desplegar toda la energía en el gran estadio y también de aquietarlo para convertirlo en un espacio pequeño, intimista en el que escucho a cantar, mientras lloro (sí, no aplica lagrimeo…fue más copioso…) Esos locos bajitos. ¿Cómo no hacerlo si nuestros locos bajitos ya son altos y…. estaban junto a nosotros unas butacas a nuestra izquierda? Tal como dice Serrat …nada ni nadie puede impedir que sufran, que las agujas avancen en el reloj…

Pero… había anunciado en el título que este es un post a dúo. Es porque algo también escribió Julio (que también sacó y editó las fotos que ilustran el post), lo hizo en Facebook y es un texto sentido, que querría compartir (no le pedí autorización…confío en que va a saber comprenderme…), porque, como en tantas otras dimensiones, me completa, refleja como en un espejo mis sentimientos. Corto y pego:

“En un momento, al principio cantaba Sabina y el Nano estaba sentadito con el micrófono en la mano, esperando para sumarse. Lo miraba y se me aguaron los ojos; era mi primera juventud ahí, presente sobre el escenario del Luna. Menos delgado que la vez anterior, cuando venía de su segundo cáncer, mayor, pero como siempre divertido y supongo que todavía un galán para las chicas y señoras. Me gusta Sabina, pero el Nano es parte de mí, es como un vecino chistoso, querible que ha estado en mi vida muchos más años que la mayoría de la gente que conozco, que me ha acompañado infinitas horas, a quien quiero como si de verdad él me conociera (tal vez sí, quien sabe). No importa cuánta voz le queda, ha suplido cualquier carencia con gracia, carisma, inteligencia y esa maravillosa dupla que armaron con Sabina que es un perfecto win-win. Trajeron temas nuevos y de los viejos de verdad (¡De cartón piedra!). Maravilloso, más de tres horas, otra noche ganada a la historia.”



PS: extrañé Dieguitos y Mafaldas…

martes, 13 de marzo de 2012

The Wall en Buenos Aires.



The Wall es una opera rock que conocí a través de los discos de Pink Floyd, y de la película de Alan Parker allá por los ochenta. Vino a mi memoria también en Berlín. Imposible no hablar de muros allí. En estos días tenemos la fortuna de tenerla en Buenos Aires.

The Wall narra la historia de un artista de rock, llamado Pink que vive abrumado y retraído por las circunstancias que le tocaron vivir. Ladrillo tras ladrillo construye un muro para aislarse de los horrores de la segunda guerra mundial en la que su padre muere, de un sistema educativo opresivo que no da lugar a la poesía, de su madre sobreprotectora, de la traición de su amada Vera, y paradójicamente de sus fans. Fue escrita por Roger Waters, quien de esa manera logró traducir sus infortunios y la forma de recrearse al superarlos en una obra insoslayable, monumental.

¿Puede uno vivir retraído detrás de una pared? En sus delirios, en sus viajes al interior de su trastornada psiquis, Pink es juzgado acusado de “mostrar sentimientos”. El fallo es contraintuitivo, no es condenado al encierro sino a la liberación, se lo obliga a salir fuera del muro. Se lo impulsa a enfrentar la vida. Al grito de: “Derriben la pared! Derriben la pared!” (Tear down the wall!!), la pared se derrumba para reencontrarse con los que “están afuera”. Varias veces a lo largo de la obra la voz de Waters resuena desde su reclusión preguntando: “Hay alguien afuera?” (Is there anybody out there?).

Si a fines de los 70 principios de los 80 The Wall encontró triste inspiración en las atrocidades de las guerras mundiales, la versión que hoy vemos en la gira se agiganta como una vibrante y casi excluyente expresión artística antibélica que se declara por la paz. Durante el intervalo, la pared se cubre de testimonios enviados de todas partes del mundo de personas que murieron en alguna guerra, el muro se renueva con mas y mas historias, muchas, demasiadas....muy tristes, unas fundiéndose en otras, recordándonos que las guerras son atroces cualquiera sea su latitud o la causa o el disfraz detrás del cual se esconda: Iraq, Malvinas, las Torres Gemelas, Corea, las FARC, Eric Fletcher Waters, Salvador Allende, Federico García Lorca, etc., etc., etc... En todos concluye el absurdo, la injusticia. No hay diferencias.

El muro no sólo es el objeto en torno al cual se construye la historia. Lejos de ser una metáfora, se suma, protagónico a una extraordinaria puesta en escena. Cruza de lado a lado el campo de River para ser sólo interrumpido en el centro por lo que se deja ver del escenario donde se ubica la banda y una gigantesca pantalla circular de 10 metros de diámetro. El escenario es un espacio donde todo es posible, desde ser la base de un espectáculo de fuegos artificiales al compás de los fabulosos órganos de “In the flesh”, hasta ser estrellado por un avión que cruza sobre el público.

El escenario se irá reinventando a lo largo del show con la aparición de gigantescas marionetas (el director del colegio, la madre, la mujer), pero especialmente para ir cerrándose ladrillo tras ladrillo hasta el encierro final previo al juicio. En todo momento, la escena se completa con las proyecciones de imágenes, grafitis, símbolos, colores y efectos especiales que se van sucediendo, completando magistralmente lo que Waters y su banda interpretan en escena, también magistralmente. Notable el homenaje a Jean Charles de Menezes, electricista brasileño que perdiera la vida en la estación del subte de Stockwell de manera absurda y todavía hoy poco clara en manos de Scotland Yard quien lo habría “confundido” con un terrorista supuestamente implicado en los atentados de Londres 2005. Su foto en la pantalla circular coronando el escenario, y una formación de subte proyectada en movimiento en el muro nos hace sentir en el mismísimo andén donde lo asesinaron a quema ropas. Recordemos que Waters es inglés…

El final…qué final! Luego de sorprendernos durante dos horas con efectos y sonidos indescriptibles, con imagen y color de primera calidad, de tenernos en vilo provocando con contrastes desde su delirio de dictador con banderas rojas, brazaletes y armas, a estrofas de fina poesía de un hombre enamorado, luego de ver como el muro crece,bloquea toda la visual y finalmente se desploma, entre escombros… aparece Waters y su banda. Con instrumentos sencillos, clarinetes, mandolinas, acordeones, panderetas, uno al lado del otro, como niños en fila, simples, y con mucha ternura, hacen la versión de “Fuera de la Pared” (Outside the wall). La voz de Roger Waters como un trovador, recita, mientras la banda canta… esta letra: “Solos, o de dos en dos, los que realmente te quieren caminan de arriba a abajo por afuera del muro, algunos de la mano, algunos congregados en bandas, los corazones sangrantes y artistas hacen su labor, y cuando te han dado todo de sí algunos tambalean, y caen, después de todo no es fácil estrellar tu corazón contra el muro de algún necio demente”.

Por una vida sin miedo, sin muros que nos separen. Salud!

Miren qué hermoso suena en el video continuación. Fue la versión que hicieran en Mayo 2011 al finalizar The Wall en Live 02 Arena, Londres Roger Waters, acompañado nada menos que por David Gilmour, y Nick Mason.. (los que quieran escuchar solo la canción adelanten hasta el minuto 2:17.)



Pd. la foto que ilustra el post es propia, sacada durante el concierto del sábado pasado.

miércoles, 7 de marzo de 2012

1935/1946/1949/1957/1973/1977/1992/¿2012?



¿Será el año 2012 quien verá la octava modificación de la carta orgánica del BCRA desde su creación en el año 1935? Todo parece indicar que sí. Por esa razón no pude resistirme a la tentación de acudir al libro que con tanto esfuerzo, cariño (¡y desparpajo!) escribimos con Homero Braessas en el año 1997, “La Realidad Financiera del Banco Central”.

¿Por qué? Porque dejamos documentada allí una investigación de legislación comparada sobre todos los cambios que se fueron sucediendo en la Carta Orgánica y su impacto en los temas macroeconómicos claves: Misiones y Funciones, Respaldo de la Moneda, Financiamiento a Entidades Financieras, Financiamiento al Gobierno Nacional, Distribución de Utilidades al Gobierno.

Vemos en el Cuadro Nro. 2 del Capítulo II del libro que, sobre la “Misión” del Banco, pasaron en las distintas leyes conceptos tales como “conservar reservas internacionales suficientes para atenuar los efectos de las fluctuaciones en la balanza de pagos con el fin de mantener el valor de la moneda, y regular la cantidad de crédito y medios de pago para adaptarlos al volumen real de negocios de la economía” (1935), “mantener un alto grado de actividad que posibilite el máximo empleo de los recursos humanos y materiales del país con vistas a que el crecimiento de la riqueza nacional permita elevar el nivel de vida de los habitantes de la nación” (1946 y 1973), o “ regular el volumen del crédito y los medios de pago para mantener el poder adquisitivo de la moneda y promover el desarrollo y crecimiento ordenado y persistente del ingreso nacional con el máximo posible de ocupación de los factores productivos” (1957) para finalmente llegar a la versión 1992 “Preservar el valor de la moneda. Desarrollar una política monetaria y financiera dirigida a salvaguardar las funciones del dinero como reserva de valor, unidad de cuenta e instrumento de pago para cancelar obligaciones monetarias”.

El proyecto 2012 propone: “El Banco tiene como finalidad promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el Gobierno Nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera y el desarrollo económico con equidad social.”

El Cuadro Nro. 3 del mismo Capítulo se refiere al “Respaldo de la Moneda”. Las definiciones si bien giraron en torno al concepto de 1935: “mantener reservas suficientes para asegurar el valor del peso, integradas en oro, divisas, cambio extranjero, depósitos en instituciones bancarias del exterior o en papeles a corto plazo de reconocida solvencia y liquidez equivalentes como mínimo al 25% de la circulación y obligaciones a la vista” sufrieron avatares drásticos. En un extremo, la versión de 1973, en su artículo 54 mantuvo a la aplicación de esta relación de respaldo de la moneda en suspenso. Sí, la misma ley en un artículo la establece y en otro la deja en suspenso. Nunca entró en vigencia (léase no se planteó una relación entre la moneda y la reserva de valor). En el otro extremo, entre 1991-2002 rigió la Ley de Convertibilidad estableciendo la obligatoriedad del Banco Central de entregar todas las divisas que se le requieran a cambio de sus pasivos monetarios, para lo cual debía mantener en su activo reservas suficientes (iguales o equivalentes).

El Proyecto 2012 propone que sea el Directorio quien “determine el nivel de reservas de oro, divisas y otros activos externos necesarios para la ejecución de la política cambiaria, tomando en consideración la evolución de las cuentas externas”.

Finalmente, rescato dos párrafos de ese mismo Capítulo II que podrían aportarnos una idea de evolución y perspectiva. Decíamos: “Desde su creación, fueron numerosos los cambios introducidos a la Carta Orgánica del Banco, los que en algunos casos representaron cambios sustanciales en relación con el texto original, en tanto que otros marcaron vueltas sistemáticas a los conceptos originales. Generalmente las posiciones han oscilado pendularmente entre períodos en los cuales se regulaba el crédito vía imposición de efectivos mínimos a los bancos, seguidos de otros de nacionalización de depósitos, manteniendo en todos los casos, un esquema de emisión de moneda fiduciaria”

“A modo de corolario del período analizado, se destaca que, a partir del abandono del sistema de la Caja de Conversión, las experiencias en materia financiera para consolidar el mercado bancario fueron oscilando entre la inmovilización y la liberalización total de los depósitos. Simultáneamente, a medida que se sucedieron las décadas, en especial con posterioridad a 1970, se aceleró un proceso inflacionario producto de una serie de factores ya sea vinculados con la espiral salarios-precios como con el déficit crónico del sector público que puede patéticamente visualizarse en la pérdida de ….¡13 ceros! en el signo monetario argentino, llegando a comparar en los extremos a $1 actual con 10.000.000.000.000 pesos moneda nacional vigentes a comienzos de siglo XX”.

Caramba, las cosas que escribimos...y las cosas que han pasado en tan poco tiempo en el país.

Pd. Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.