miércoles, 7 de marzo de 2012

1935/1946/1949/1957/1973/1977/1992/¿2012?



¿Será el año 2012 quien verá la octava modificación de la carta orgánica del BCRA desde su creación en el año 1935? Todo parece indicar que sí. Por esa razón no pude resistirme a la tentación de acudir al libro que con tanto esfuerzo, cariño (¡y desparpajo!) escribimos con Homero Braessas en el año 1997, “La Realidad Financiera del Banco Central”.

¿Por qué? Porque dejamos documentada allí una investigación de legislación comparada sobre todos los cambios que se fueron sucediendo en la Carta Orgánica y su impacto en los temas macroeconómicos claves: Misiones y Funciones, Respaldo de la Moneda, Financiamiento a Entidades Financieras, Financiamiento al Gobierno Nacional, Distribución de Utilidades al Gobierno.

Vemos en el Cuadro Nro. 2 del Capítulo II del libro que, sobre la “Misión” del Banco, pasaron en las distintas leyes conceptos tales como “conservar reservas internacionales suficientes para atenuar los efectos de las fluctuaciones en la balanza de pagos con el fin de mantener el valor de la moneda, y regular la cantidad de crédito y medios de pago para adaptarlos al volumen real de negocios de la economía” (1935), “mantener un alto grado de actividad que posibilite el máximo empleo de los recursos humanos y materiales del país con vistas a que el crecimiento de la riqueza nacional permita elevar el nivel de vida de los habitantes de la nación” (1946 y 1973), o “ regular el volumen del crédito y los medios de pago para mantener el poder adquisitivo de la moneda y promover el desarrollo y crecimiento ordenado y persistente del ingreso nacional con el máximo posible de ocupación de los factores productivos” (1957) para finalmente llegar a la versión 1992 “Preservar el valor de la moneda. Desarrollar una política monetaria y financiera dirigida a salvaguardar las funciones del dinero como reserva de valor, unidad de cuenta e instrumento de pago para cancelar obligaciones monetarias”.

El proyecto 2012 propone: “El Banco tiene como finalidad promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el Gobierno Nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera y el desarrollo económico con equidad social.”

El Cuadro Nro. 3 del mismo Capítulo se refiere al “Respaldo de la Moneda”. Las definiciones si bien giraron en torno al concepto de 1935: “mantener reservas suficientes para asegurar el valor del peso, integradas en oro, divisas, cambio extranjero, depósitos en instituciones bancarias del exterior o en papeles a corto plazo de reconocida solvencia y liquidez equivalentes como mínimo al 25% de la circulación y obligaciones a la vista” sufrieron avatares drásticos. En un extremo, la versión de 1973, en su artículo 54 mantuvo a la aplicación de esta relación de respaldo de la moneda en suspenso. Sí, la misma ley en un artículo la establece y en otro la deja en suspenso. Nunca entró en vigencia (léase no se planteó una relación entre la moneda y la reserva de valor). En el otro extremo, entre 1991-2002 rigió la Ley de Convertibilidad estableciendo la obligatoriedad del Banco Central de entregar todas las divisas que se le requieran a cambio de sus pasivos monetarios, para lo cual debía mantener en su activo reservas suficientes (iguales o equivalentes).

El Proyecto 2012 propone que sea el Directorio quien “determine el nivel de reservas de oro, divisas y otros activos externos necesarios para la ejecución de la política cambiaria, tomando en consideración la evolución de las cuentas externas”.

Finalmente, rescato dos párrafos de ese mismo Capítulo II que podrían aportarnos una idea de evolución y perspectiva. Decíamos: “Desde su creación, fueron numerosos los cambios introducidos a la Carta Orgánica del Banco, los que en algunos casos representaron cambios sustanciales en relación con el texto original, en tanto que otros marcaron vueltas sistemáticas a los conceptos originales. Generalmente las posiciones han oscilado pendularmente entre períodos en los cuales se regulaba el crédito vía imposición de efectivos mínimos a los bancos, seguidos de otros de nacionalización de depósitos, manteniendo en todos los casos, un esquema de emisión de moneda fiduciaria”

“A modo de corolario del período analizado, se destaca que, a partir del abandono del sistema de la Caja de Conversión, las experiencias en materia financiera para consolidar el mercado bancario fueron oscilando entre la inmovilización y la liberalización total de los depósitos. Simultáneamente, a medida que se sucedieron las décadas, en especial con posterioridad a 1970, se aceleró un proceso inflacionario producto de una serie de factores ya sea vinculados con la espiral salarios-precios como con el déficit crónico del sector público que puede patéticamente visualizarse en la pérdida de ….¡13 ceros! en el signo monetario argentino, llegando a comparar en los extremos a $1 actual con 10.000.000.000.000 pesos moneda nacional vigentes a comienzos de siglo XX”.

Caramba, las cosas que escribimos...y las cosas que han pasado en tan poco tiempo en el país.

Pd. Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.

No hay comentarios: