viernes, 14 de febrero de 2014

La Historia del Amor, de Nicole Krauss



Imposible abarcar todos los matices, los personajes, los senderos que propone Nicole Krauss en este libro....yo sé que no es nada lo que escribiré a continuación aunque al mismo tiempo me preocupa convertir este post en un spoiler... Pero como acabo de terminar el libro y sólo quiero/necesito escribir, les propongo que si ya no lo hicieron, vayan a leerlo, se los recomiendo. Y cuando se sientan perdidos entre sus historias, tomen nota o mejor...entréguense a la autora y a sus más profundas emociones. Sólo diré que habla de...

Dos libros publicados: La Historia del Amor y Palabras para Todas las Cosas. Porque a las cosas hay que escribirlas para no perderlas en el olvido, para hacerlas visibles, decía su autor, Leo Gursky quien paradójicamente nunca vió su nombre estampado en ninguna edición. Así lo quiso su destino. El primer libro lo publicó su amigo, Zvi Litvinoff. Lo hizo con mucha culpa pero impulsado por lo único irrefrenable, el amor por Rosa, su mujer. El segundo libro lo publicó su hijo, Isaac Moritz meses después de su muerte. Así lo quiso su editorial.

Dos Almas: Alma Mereminski y Alma Singer. Alma Mereminski, luego convertida en Alma Moritz por esa curiosa tradición cultural que pretende que las mujeres cambien de identidad cuando se casan, fue la madre de Isaac Moritz. Su padre Leo Gursky estuvo toda su vida enamorado de ella, esperando el momento para reencontrarla. También, toda su vida esperando el momento de contarle a Isaac que él era su verdadero padre. Sin embargo... El encuentro fue con Alma Singer, tantísimos años después del día que se separaron, aunque ella luciera como Alma Mereminski entonces.

La Historia del Amor es un libro maravilloso sobre el amor empecinado en superarlo todo, aunque la manera de emerger no se parezca a nada. Nos habla de alejamientos y reencuentros, de silencios sonoros, de la tristeza como fórmula para sobrevivir, del poder insondable de los objetos que nos acompañan, de cómo hablan de nosotros, de cómo seguirán hablando cuando ya no estemos, del empeño por la felicidad de nuestros seres queridos y a través de ellos de la nuestra. Desafía convenciones sociales, lugares comunes, relatos edulcorados, continentes, el paso del tiempo. Para seguirlo tuve que tomar notas (son las que ilustran el post) aunque en rigor de verdad mi verdadera guía fue la emoción, la que le da todo el sentido del mundo al placer de la lectura.

Es un libro lleno de pliegues, que deja muy sutilmente ver palabras que hilvanadas relativizan el tiempo reconstruyendo sentimientos que parecían estar condenados a perderse, en apariencia inconexos pero que terminan encajando perfectamente. No creo que sea casualidad que la autora haya elegido a una librería "próxima a la casa de Jorge Luis Borges" para una de las tantas paradas de La Historia del Amor en su viaje circular que culmina con el encuentro de Leo y Alma. Se trata del único ejemplar que terminara en las manos de David Singer y Charlotte protagonistas de un amor conyugal convencional contemporáneo cuya único infortunio fue la brevedad... Sin embargo...

¿Ven?..Imposible abarcar todos los matices, los personajes, los senderos que propone Nicole Krauss en este libro....

jueves, 6 de febrero de 2014

Divague de vacaciones lluviosas.



"¿Cuál es tu profesión soñada?", me sorprendió inquisidora una pregunta de seguridad de una plataforma virtual. Silencio. Busqué en mi memoria qué había contestado hace ya tiempo cuando me lo planteó por primera vez. Nada. Me rendí. Busqué en mis anotaciones. Encontré la respuesta: escritora. No lo recordaba pero... Hecho. Juego con la idea, a ver si logro capturar una postal.

Estas vacaciones de verano nos sorprenden también insólitamente con unas lluvias que parecen no terminar. Estamos solos en la chacra, no vemos gente, ni luces en los alrededores, los caminos están intransitables así que ni ir a Lima por víveres es una opción. No nos preocupa mucho. Cocinamos, leemos y miramos películas. Entre ellas, "About time" (2013). Hace rato que quería verla, guionada y dirigida por Richard Curtis, el mismo de Notting Hill (guión, 1998) y Love Actually (guión y dirección, 2003) contaba a priori con toda mi confianza. Y así fue...imaginen: los varones de una familia tienen el don de viajar al pasado, rebobinar y enmendar lo que no salió como hubieran querido (para ellos o para sus seres queridos). Retroceden mágicamente, y listo, los sueños se hacen realidad (a propósito de magia, su protagonista Domhnall Gleeson, nacido en Dublín, es el Bill Weasley de Harry Poter y las reliquias de la muerte (2010).

La película tiene muchas escenas tiernas para recordar, pero entre ellas rescato especialmente una. El papá, a punto de morir le aconseja a su hijo que viva un día de su vida. Uno cualquiera y cuando lo termine, vuelva a vivirlo pero deteniéndose en los matices que no había detectado en la primer edición. Así, una reunión tediosa de trabajo se convierte en objeto de humor, un lugar imponente que había pasado desapercibido lo maravilla, un logro aparentemente rutinario es celebrado como se merece, a los abrazos. La vida, ordinaria, se devela extraordinaria, dice el protagonista hacia el final de la película.

Tan cierto. Cuán extraordinaria es la vida simple, habitual, tanto como nuestra cena al finalizar la película: con un rico vino, una carne con especias y zuccinis de la huerta asados (infaltables este año, son el éxito de la temporada) con el ruido de la lluvia como telón de fondo y Sentimientos Encontrados con Jorge Fernández Díaz sonando desde la radio. ¿Qué más podemos pedir? Comparto el video de la cortina musical del programa. Es la versión callejera de Stand by me, creada en 1961 por Ben E. King a partir un tema gospel del año 1955 y re interpretada numerosas veces, entre ellas por John Lennon en 1975.