sábado, 20 de diciembre de 2014

Época de reinventarnos.




Parece que no iremos de vacaciones a la luna como imaginábamos de pequeños. Sin embargo, podemos acceder a los más remotos rincones del universo desde nuestra computadora.

Parece que no vamos a tener jubilación y la edad laboral se extenderá. La prosperidad asegurada ya sabemos que no existe y la dinámica "pido prestado de joven mientras me capacito, ahorro de adulto, consumo de retirado" ya no funciona. El crédito es mas selectivo, el adulto no encuentra fácilmente trabajo y a los mayores se les han evaporado los ahorros.

Dice Stephen King (@kingeconomist), economista británico, que el mundo debiera haber aprendido de Argentina en lugar de considerarla "rara o fallida" porque hubiera sacado lecciones aprendidas para resolver el dilema del estancamiento que parece haberse instalado a nivel mundial luego de la crisis financiera mundial.

Radica su razonamiento en que a su criterio, cuando Argentina encontró un limite a su crecimiento por dificultades para exportar a Europa durante las Guerras Mundiales, en lugar de reinventarse y tratar de ampliar mercados y productos que sustituyan a los que se cerraban, decidió encerrarse y entrar en un laberinto del que todavía no salió en el que sólo disputa por la producción, cada vez mas chica.

Pareciera ser que algo de razón tiene, el experimento no funcionó: antes de la guerra Argentina tenía el tamaño de Alemania, ya no... Siguiendo el paralelismo propone que el mundo aprenda de eso y, en lugar de encerrarse esperando que el ciclo se revierta, piense que las condiciones cambiaron y ya no puede vivir por encima de sus posibilidades. De lo contrario, el estancamiento continuará a pesar de tanto estímulo monetario mundial coordinado.

Se me ocurre pensar que Argentina tendrá en el 2015 un año de transición hacia una nueva etapa que es mi deseo finalmente termine con la disputa por repartir lo que ya no tenemos ni tendrán, si no hacemos algo, nuestros descendientes. Ojalá el nuevo año nos encuentre lúcidos para entender que mejor que señalar lo que creemos está mal, nos concentremos en articular acciones coherentes con lo que creemos está bien, y que el concepto del bien incluya a todos (habitantes del pasado, del presente y del futuro) aunque pensemos distinto. Brindo porque la pasión por crecer moral, ética, social y económicamente sustituya al pensamiento binario.

Tomémonos un respiro en estas semanas (que confieso me dispongo a disfrutar por sentirlas como las mejores del año), para recargar energía para esta transición que, tal vez no cumpla nuestras fantasías (como aquellas de ir de vacaciones a la luna), pero en cambio, nos brinde una oportunidad para reinventarnos. Ojalá lo logremos. Unidos.

Para terminar los dejo con unos minutos del concierto en Puente Alsina de Daniel Birenboim y la orquesta West Eastern Divan que luego de unas sentidas palabras que testimonian que uno puede abrirse y ser fiel a su identidad fusiona a Mariano Mores con Maurice Ravel reinventándolos en un momento único.

¡Feliz 2015 para todos, todos!


No hay comentarios: