martes, 30 de junio de 2015

Florencia y la Cúpula de Brunelleschi



¿Por qué Santa María del Fiori es la imagen de Florencia por excelencia? Porque se eleva, por encima de todo. La vemos siempre, y la ven quienes llegan a Florencia indicándoles con gesto inequívoco que van por buen camino. Es el centro neurálgico de la ciudad desde la Edad Media, desde la primer construcción de la primer catedral dedicada a Santa Reparata que data del siglo V, y también lo siguió siendo incluso cuando....se tropezó con un problema. Es que... el diseño elegido asumía una cúpula tan pero tan grande que nadie sabía cómo construirla... La más alta y mas ancha ni siquiera imaginada, lo que exigía para mantener las proporciones exteriores e interiores una técnica de doble cúpula, entre las cuales se encuentran estrechas escaleras a las que ayer nos trepamos para llegar a la cima. Con decirles que la altura exterior es de 114 metros y la interior 110!

Hicieron un concurso y terminó siendo adjudicado a Filippo Brunelleschi. Brunelleschi fue el primer arquitecto en abandonar el pragmatismo para incorporar cálculos y proporciones a sus obras. Así, la cúpula se compone de un octógono, ocho paredes  que armoniosamente se van angostando y elevando hasta encontrarse en el centro. Se dice que antes de hacerla estudió muy detenidamente en Roma la estructura del Panteón (comentada en http://alejandranaughton.blogspot.com.ar/2015/06/roma-finale-incluye-consejos-para.html ). Lo cierto es que este hombre notable llevó adelante la construcción de la primer cúpula sin soporte central. Recordemos que la cúpulas a medida que "crecen" generan una tensión del centro hacia el perímetro que hace que se sostengan a si mismas pero, para llegar a eso hay que ayudarlas.... Pues bien, él, en cambio, se valió de la intercalación de cadenas de ladrillos con forma de espina de pescado para que fueran generando esa tensión sin necesitar de un sostén removible una vez terminada la construcción. Ah! Como si todo esto fuera poco, se ocupó personalmente del control de calidad de los ladrillos, y el diseño de los complejos mecanismo de elevación y sostén. Fueron 16 años, y miles de hombres trabajando en una cúpula de 45 metros de diámetros comenzando a 69 metros de altura, cuatro millones de ladrillos...

Hay un libro muy interesante que leí antes del viaje de Ross King cuyo título es mas que evidente. Se titula: "La cúpula de Bruneleschi. Cómo un genio del Renacimiento reinventó la arquitectura". ¿Cómo no va a ser todo un símbolo de Florencia?

No hay comentarios: